22/02/1972
Ernesto Hernández B., epropal@col2.telecom.com.co

plusvalía de código
la avispa y la orquídea
Edipo, axiomática musical (Stockhausen)
bloques finitos
la axiomática
aspectos de la inmanencia capitalista

Un buen argumento de hecho usado contra los antipsiquiatras: si, los antipsiquiatras son quienes dicen "viva la esquizofrenia", y así pretenden que en Laing esta la idea que consistiría en decir que la esquizofrenia es la verdadera salud. Es una total falsificación ...

Me permito recordar la tesis fundamental de Laing, que no es del modo del que pretende el autor del artículo. La posición de Laing es que la esquizofrenia debe ser comprendida en función del proceso y la pregunta que plantea es: ¿cómo se produce un esquizofrénico enfermo? Y esta pregunta se desarrolla bajo la forma siguiente: ¿es producido en función de un proceso esquizofrénico, o bien, es producido por algo que es lo contrario, es decir por la interrupción del proceso, por la continuación en el vacío, por su exasperación? Y lejos de ignorar que el esquizofrénico clínico esta enfermo y sufre de que su producción como esquizo-clínico esta ligada, ya no a lo que hay que llamar proceso esquizofrénico, sino a lo que hay que llamar interrupción de tal proceso. Pretender, en Laing y otros antipsiquiatras, el pensamiento de que el esquizo como entidad clínica es algo admirable es de una deshonestidad que esconde una operación de otra naturaleza: el mismo autor explica que el sufrimiento principal del psiquiatra, es una relación de angustia con los enfermos; no dice ni una palabra de lo que es la angustia real de los jóvenes psiquiatras, a saber que todo el tiempo, los psiquiatras están obligados a cumplir funciones no solo de adaptación, sino cuasi policiales y esas funciones policiales se desarrollan de un modo inquietante. ¿Qué quiere decir esto sino que una localización del oficio, ocasiona no el plantear la pregunta de saber que es la locura, sino de saber como funciona en los hospitales psiquiátricos? -¿que acuerdo hay entre la prefectura y la psiquiatría a nivel de la ubicación de las competencias?-, ¿que es un dossier médico-legal que tiende a encerrar, sobre todo a los niños un poco desviados, y aún sobre caracteres de los que, verdaderamente, hay una clasificación psiquiátrica? En el artículo del Nouvel Observateur, ni una palabra de esto.

Ustedes tal vez, recuerden que un detenido llamado Buffet que había sido llevado a la prisión de Clairvaux, toma dos rehenes y ha sido inducido a matarlos. Poco después, se distribuyo a los prefectos una nota del Ministerio del Interior, esta era del siguiente tipo: ven ustedes como, una historia como la de Clairvaux debe llevarnos a la mas grande vigilancia sobre los hospitales abiertos. La campaña actual tiende a querer encerrar en una estructura de internamiento más rígida.
Quisiera volver sobre la estructura y el estado de los flujos en el estado capitalista. Nuestro problema es siempre como los flujos chorrean sobre el cuerpo lleno de esta sociedad; como chorrean los flujos sobre el cuerpo sin órganos del dinero, puesto que el capital-dinero es, literalmente, el socius de la sociedad capitalista. Quisiera intentar mostrar que la sociedad capitalista, en su economía misma, forma un sistema de inmanencias: la inmanencia capitalista tiene tres aspectos que es necesario definir a nivel económico. Se trata de saber como la libido, en un campo social, inviste los flujos, ahora bien, si es verdad que el investimento libidinal es un investimento de flujos, el estatuto de los flujos en una formación social deberá ilustrarnos sobre el carácter de los investimentos sociales, los investimentos colectivos, los investimentos inconscientes en el campo social mismo.
El primer aspecto de la inmanencia capitalista, es un sistema de relaciones diferenciales entre flujos descodificados (primera definición de axiomática). Hemos encontrado esas relaciones a lo más diversos niveles, los encontramos a un primer nivel que es el del capital industrial: relación diferencial entre dos flujos de potencia diferente, entre dos flujos directamente inconmensurables, a saber el flujo de capital y el flujo de trabajo. A la vez, esos flujos son inconmensurables en el sentido en que son de diferente potencia, y al mismo tiempo independientes entre si, permanecerían virtuales, independientemente el uno del otro, es decir independientes de su determinación recíproca. Y después, al mismo tiempo, al nivel del capital financiero, hemos encontrado una relación diferencial entre flujos de financiamiento y flujos de renta o de pago. No se trata de dos formas de dinero, sino que el dinero implica esas dos formas, es el cara y cruz del dinero: sobre una cara de su cuerpo como capital-dinero, chorrea un flujo de financiamiento y sobre la otra cara, chorrea un flujo de renta o de pago. Después, hemos encontrado una tercera forma de relaciones diferenciales a nivel del capital mercantil, a saber la relación diferencial entre lo que se podría llamar el flujo de mercado y el flujo de conocimiento o de innovación. Retomo siempre el celebre texto de Marx sobre la "baja tendencial de la tasa de ganancia". La base de esos textos consiste en decir que, en el capitalismo, el desarrollo maquínico y aún la automatización le pertenecen con toda evidencia; a medida que progresa la automatización, el trabajo humano deviene cada vez más adyacente a la máquina. Entonces, ¿cómo sostener que el capitalismo reposa sobre la plusvalía humana, siendo extraída a partir del flujo de trabajo humano, cuando en el desarrollo maquínico de al menos ciertas zonas del capitalismo donde el trabajo humano es cada vez más adyacente a la máquina, y donde la máquina es cada vez más productora, parece que la plusvalía humana tiende a reducirse cada vez más? Clavel, que no es economista, plantea preguntas con ese estricto derecho a la incompetencia, y dice a los economistas marxistas: expliquenme como pueden ustedes sostener que el capitalismo funciona con base en la plusvalía humana y que, al mismo tiempo, la máquina parece devenir cada vez más productora, y el trabajo humano cada vez más adyacente. Ahora bien, Marx decía: si, hay una baja tendencial de la plusvalía relativa, pero esta tendencia es contrariada por una multiplicidad de factores independientes los unos de los otros. En nuestra tercera relación diferencial, hay uno solo de esos factores: en las regiones de automatización del capitalismo, ¿qué pasa, en principio, cuando el capitalismo es investido en las regiones llamadas de innovación (innovación de máquinas y automatización)? Cada uno de nosotros sabe que el no inviste esas regiones a la hora indicada desde el punto de vista de la ciencia y la técnica, sino desde el punto de vista de la rentabilidad de la empresa correspondiente, estando definida esa rentabilidad al nivel de las relaciones de esta empresa con las otras empresas y con el mercado en general. Lo que quiere decir que las regiones de las altas innovaciones -ver el libro de Maspero "El capitalismo monopolista"- implican, como por contragolpe las regiones donde un material viejo y caduco es mantenido y donde los investimentos maquínicos se hacen en un momento en que es posible una rebaja en los costos de producción y pone en juego la relación de la empresa innovadora con las empresas que deben conservar el material en otro dominio, y las relaciones de mercado en general.

Esa tercera relación diferencial es, como dicen los neo-economistas, la de flujos de conocimiento o flujos de innovación en el régimen capitalista, son patentados y pagados, pero pagados sobre el modo de un flujo de innovación y conocimiento -que de hecho es del tipo financiero, de flujo de renta, del flujo de pago del que hablamos hace un momento a nivel del capital financiero. Y Al contrario, el flujo de mercado en el que se inscribe la innovación y en el que encuentra su rentabilidad, es de otra naturaleza y de una potencia no conmensurable, a saber el caso de una relación diferencial típicamente capitalista, a saber la relación diferencial entre cantidades que no son de la misma potencia, bajo una forma evidente, por ejemplo: no es la misma forma de dinero la que sirve, de una parte a pagar la innovación y que, de otra parte, define la rentabilidad de esta innovación. Tenemos entonces tres formas fundamentales de relaciones diferenciales correspondientes a las tres formas fundamentales del capital. Ese sistema de relaciones diferenciales, expresa, en la máquina capitalista, una trasformación fundamental en relación con las formaciones no capitalistas, a saber el fenómeno general de la plusvalía no comienza con el capitalismo, la plusvalía en efecto es un engranaje de toda formación social; al contrario, es necesario decir, que en las formaciones sociales no capitalistas, la plusvalía es una plusvalía de código. Por ejemplo, hay una plusvalía feudal, una plusvalía despótica, pues en efecto, hay plusvalía desde que hay sobretrabajo, y pues, en las formaciones no capitalistas, hay sobretrabajo y por tanto plusvalía, solo que es una plusvalía de código. ¿Cómo funciona la plusvalía de código? Es como si de golpe hubiese una cadena, una cadena significante, después esta intercepta un fragmento de otra cadena significante. Es raro este fenómeno de intercepción. Quiero decir que en una sociedad, hay cadenas en todos los extremos, no hay una sola cadena, un significante mayor, es como una banda donde hay un montón de cosas que pasan, después un fragmento intercepta a otro fragmento, por ejemplo: hay una orquídea y esta orquídea, en su flor, forma un maravilloso dibujo de avispa, aún más, forma los dos cuerpos, raro, en la cadena filogenética de la orquídea, es captado otro fragmento: una avispa -hay un biólogo que se ocupa de esto y lo llama "evolución aparalela"-, he aquí que la cadena significante de la avispa donde el código de la avispa y el código de la orquídea, de golpe, percuten. La orquídea forma un dibujo de avispa hembra en el punto en que la avispa macho se engaña y va sobre la orquídea creyendo encontrar una avispa hembra. Es un famoso cortocircuito, una famosa intercepción de dos cadenas; yo diría que en esta región, hay una plusvalía de código; es como un código animado, una especie de bio-código, y al saltar sobre un fragmento, de otro código, se lo apropia, he aquí que la orquídea se pone a hacer dibujos de la avispa hembra. Suponemos, precisamente, que en las formaciones sociales no capitalistas, así funciona la plusvalía: hay saltos a nivel de los códigos, lo que Gillarde llama las fructificaciones de los bienes que llegan como intercepción de cadenas de fenómenos de plusvalía, la plusvalía es una plusvalía de código.

¿Cuál es la gran inversión con el capitalismo? Con el capitalismo no hay plusvalía de código. ¿Cómo funciona el capitalismo, precisamente, con base en el código? Hay una especie de conversión de la plusvalía. La plusvalía deja de ser una plusvalía de código para devenir plusvalía de flujo. Y la plusvalía no es una de las determinaciones de la existencia del capitalismo -pues ella existe antes de el-, lo es la mutación de la plusvalía de código en plusvalía de flujo, y la plusvalía de flujo es el resultado de relaciones diferenciales entre esos diferentes tipos de flujo que acabamos de considerar. Yo diría que la relación diferencial de flujo de capital/flujo de trabajo es generadora de una plusvalía que habría que llamar humana puesto que se produce a partir del trabajo humano, la relación diferencial de flujo de financiamiento/flujo de rentas es productora de una plusvalía que habría que llamar plusvalía propiamente financiera, y en fin, la tercera relación flujo de mercado/flujo de innovación es generadora de una plusvalía propiamente maquínica. Estas son las tres formas de la plusvalía de flujo en el sistema capitalista. Y la pregunta es: ¿Cómo lo más estéril, el cuerpo estéril, el cuerpo improductivo del dinero, llega a producir algo, a saber, llamando al dinero X, cómo ese X puede añadirse un mas dX que expresa la fluctuación y la fructificación del dinero? La respuesta nos esta dada bajo la forma: lo que proporciona la fluctuación misma es la relación diferencial de los flujos, es decir si escribimos capital/plusvalía bajo la forma X + dX, ¿de donde viene dX? Cada vez viene de relaciones diferenciales consideradas del tipo dy/dx tal como las acabamos de ver en los tres casos considerados de la plusvalía humana, la plusvalía financiera y la plusvalía maquínica.

Quisiera insistir sobre el siguiente punto: ninguno de esos flujos es definible independientemente del otro puesto que la relación diferencial es una relación de determinación recíproca. No hay flujos de capital si las riquezas no son convertibles en medios de producción, no son convertibles en medios de producción más que a partir del momento en que el capitalista encuentra al trabajador que solo posee su fuerza de trabajo, en otros términos, el capital permanece como pura virtualidad como capital industrial si el capitalista no encuentra en el mercado un vendedor de su fuerza de trabajo, e inversamente el trabajador permanece trabajador virtual si no encuentra al capitalista que le compra su fuerza de trabajo. En otros términos, esos flujos son a la vez inconmensurables y presos -flujo de trabajo y flujo de capital- en relaciones de determinación recíproca al punto que ninguno es determinable fuera de la relación diferencial que tiene con el otro.
No es en dos operaciones sucesivas que, de una parte el capitalismo descodifica y desterritorializa los flujos, y después introduciría una axiomática para preservarla. Es estrictamente la misma operación y es por eso que, desde el inicio, es capitalismo de estado, como lo saben los historiadores. Nunca ha habido la menor oposición entre el capitalismo privado y el capitalismo de estado. En una misma operación el capitalismo sustituye por una axiomática a los códigos arruinados. Es por esto que las relaciones diferenciales llenan ya la inmanencia de la máquina capitalista, siendo esta inmanencia como el vaciado del capital-dinero. Eso es claro.
Ese segundo aspecto nos lleva a decir que, no solo funciona y que supone flujos descodificados y desterritorializados sino que esa descodificación siempre va más lejos, desterritorializa siempre más lejos. El capitalismo solo en apariencia reintroduce los códigos. Hay una axiomática del dinero; a cada instante todo está simultaneamente en la máquina, y el descodifica, y desterritorializa a brazo partido. La desterritorialización del trabajador y la descodificación nunca termina. Es necesario no considerar la acumulación primitiva como lo que paso al inicio, la acumulación primitiva no termina, el flujo de trabajadores no deja de ser desterritorializado, el flujo de capital no deja de ser descodificado y siempre está demasiado codificado con relación a las exigencias del capitalismo, aunque en cierto sentido desde el inicio el haya dejado de serlo. Hay que decir a la vez: el capital mutante, el capital a corto término, esta especie de migración del capital, todo lo que digo a propósito de la descodificación y de la desterritorialización no debe ser considerado como metafora, son procesos físicos, procesos económico-físicos. Todas las otras formaciones sociales no tenían ese temor, que los flujos se descodifiquen y se desterritorialicen, y la plegaria de las formaciones sociales era: Dios mio evitanos el diluvio, Dios mio haz que no chorree; y todo el deseo estaba en juego y todos los investimentos libidinales de la sociedad estaban en juego: hechos para que ese horror no se produzca, para que lo innombrable no se produzca, a saber loa flujos que correrían sin códigos o que correrían sin tierras.

Pero, al contrario, el capitalismo lo hace su lecho y delicia. Esta historia es muy perversa. Hay un dibujo muy perverso de un inglés: la gente en una sala de cine llorando, no sabemos porque, no vemos la pantalla, y en un rincón hay un viejo que se retuerce, que tiene aire de ridículo mercader, con sus pequeños ojos redondos, y se divierte enormemente; debe ser una película de vampiros, todo el mundo llora pero el ríe, y bien eso es el capitalismo. ¿En qué sentido, con el capitalismo, la máquina va a funcionar aún mas duro? Es el segundo aspecto de la inmanencia capitalista: si se considera el flujo capitalista en sí mismo, sin otra calificación, la cosa innombrable que chorrea sobre el cuerpo del capital-dinero, es verdaderamente el flujo de lo innombrable, el paseo del innombrable; es el flujo que tiene como límite el flujo esquizo; en ese sentido la esquizofrenia es el límite exterior de toda descodificación y de toda desterritorialización...
La esquizofrenia como límite del proceso de descodificación y desterritorialización. En ese sentido el capitalismo tiene un límite externo; y decir que tiene la esquizofrenia como límite externo es exactamente decir que funciona basado en flujos descodificados y desterritorializados, de ahí la intimidad de las operaciones económicas capitalistas y los circuitos esquizofrénicos. No se encuentran porque no es el mismo dominio de calificaciones, pero si se hiciera una especie de topografía de lo que se llama el capital migrante a corto plazo no cesa de moverse, de desterritorializarse; y si se hiciera un mapa de las migraciones de los personajes de Beckett, la gran caminata del esquizo, a nivel del proceso económico, no habría diferencia. Ese es el dominio de la desterritorialización y la descodificación para la que la esquizofrenia es verdaderamente el límite externo. Pero es verdad de los flujos que chorrean sobre el capital, tomados en sí mismos, ellos tienen ese límite exterior. Y hemos visto al mismo tiempo que el capitalismo, no cesa de contrariar su tendencia, es decir de rechazar su límite; es la forma que proponía como idéntica a la ley marxista de la baja de la plusvalía: tiende hacía un límite que no cesa de rechazar, no deja de contrariar la tendencia. La producción del esquizo es la producción fundamental del capitalismo. Es un producto inconsumible, desde el punto de vista de las relaciones diferenciales, es necesario decir que no cesa de rechazar el límite al punto que hay que decir que no tiene límite exterior, que solo tiene límites internos, los del capital mismo, y esos límites internos siempre son reproducidos a una escala mas amplia. De eso he hablado la semana anterior, respecto a Bernard Schmit, la teoría del capitalismo financiero que nos proponía, él insiste sobre esto: que la reproducción del capitalismo no se presenta del todo bajo la forma de reproducción extensiva, sino de una manera espasmódica, basado en la destrucción-creación, bajo la famosa noción capitalista de la economía monetaria: creación de moneda; destrucción de moneda, creación de moneda y en cada esfera destrucción-creación hay una especie de ampliación de los límites. Eso no se hace de una manera contenida, se hace como todo lo que pasa sobre un cuerpo lleno, se hace en intensidad.
A ese nivel los flujos del capitalismo tienen un límite exterior: la esquizofrenia, el flujo esquizo. Pero al mismo tiempo ellos están cogidos en relaciones diferenciales que constituyen una axiomática, el límite exterior es continuamente conjurado, literalmente no hay límite exterior a esta máquina, lo hay desde el punto de vista de sus flujos, no lo hay desde el punto de vista de las relaciones diferenciales entre los flujos. Al contrario las relaciones diferenciales entre los flujos tienen a cada instante límites interiores definidos por el estado del capital y las relaciones diferenciales mismas entre las tres formas de relaciones diferenciales, es decir las relaciones diferenciales en segundo grado entre capital industrial, capital financiero y capital mercantil. Hay, entonces, límites interiores que constantemente son reproducidos a una escala siempre más amplia. Ese es el segundo aspecto de la inmanencia capitalista como sistema económico: la reproducción de los límites internos a una escala siempre más amplia, a saber esta manera de contrariar éste límite exterior de los flujos descodificados substituyendo los límites anteriores que remiten a relaciones diferenciales entre flujos descodificados y que no cesan de reproducirse a una escala ampliada.

Cómo funciona una axiomática, a un nivel más concreto? Si tomamos la palabra misma en su origen matemático -no creo que hay este su verdadero sentido, lo es a nivel social; la verdadera axiomática es social y no científica. La axiomática científica es solo uno de los medios por los cuales los flujos de ciencia, los flujos de conocimiento, son conservados y captados en la máquina capitalista -es riesgoso tomar la noción de axiomática como consistente, los sabios lo hacen porque es por la axiomática que aseguran una especie de consistencia. De hecho, es una noción inconsistente, hace posible todos los límites. Una axiomática consiste en un proceso, ahora bien ella no digiere nunca el proceso, más aún el proceso es siempre anti-axiomático; es decir algo que corre y que al correr tiende cada vez más hacia un límite, hacia una esquizia; y el papel de la axiomática es contrariarlo, compensar el límite, bien que mal devolver la cosa, no un código, sino sustituir los límites interiores correspondientes a las relaciones diferenciales entre flujos descodificados; sustituirlos en el proceso mismo de descodificación de los flujos tomados en sí mismos.
La axiomática sigue el proceso de descodificación y sustituye los códigos deshechos por una combinatoria, es decir captura por un extremo lo que pierde por otro. Todas las axiomáticas son medios de devolver la ciencia al mercado capitalista. Todas las axiomáticas son edipos abstractos, son operaciones de edipización abstracta, de edipización sin papá-mamá, en eso consiste axiomatizar al Edipo descodificado (...) La escala siempre más amplia es: se añade un axioma, se rehace la axiomática, algo huye por un lado, ya la axiomática no puede, entonces se rehace la axiomática, se re-axiomatiza.
Quisiera tomar un ejemplo en arte y en música. Hay cierta tendencia, en la música contemporánea hacía una música combinatoria, o axiomática. Uno de los representantes más geniales -ustedes comprenden la historia de edipo: hay un edipo figurativo, el pequeño triángulo papá-mamá-yo, y hay que preguntarse cual es la relación con el capitalismo; no basta mostrarlo en la familia burguesa, hay que mostrar como edipo, definido por el triángulo papá-mamá-yo, lo es necesariamente de la axiomática capitalista económica. Cuando no funciona el edipo figurativo, hay todo tipo de edipos que no son figurativos, los edipos abstractos; por eso se puede hablar de una música o de una pintura edipiana. Una música edipiana puede ser genial, pero será edipiana, ¿por qué? En oposición a una música esquizo.
En "El amante de lady Chatterley", están el guarda-bosques y lady Chatterley esperando un hijo de él, y como es necesario un padre jurídico y éste no puede ser el guarda-bosques, ella piensa en un amigo pintor que le dice: yo quiero pero con una condición, que poses para mi, y lady Chatterley está molesta, no por la idea de posar frente al pintor, sino porque no está segura de lo que él hace. Y después hay un encuentro temible entre el guarda-bosques y el pintor, y el pintor es muy agresivo, de hecho perverso, encuentra al guarda-bosques inquietante y lo desprecia, después muestra los cuadros desdeñosamente: odia al guarda-bosques, el flujo de odio ha pasado y le agrada el guarda-bosques. El guarda-bosques mira el cuadro y le dice: "mis entrañas de piedad son asesinadas", el pintor responde, perverso y malintencionado: "¿no es vuestra tontería la asesinada y aún vuestro pequeño sentimentalismo pretensioso?", y el guarda-bosques mira y dice: "no, no puede ser eso porque lo que veo, esos tubos y esas borlas -eso es sangriento para el pintor-, me parecen finalmente igualmente sentimentales y pretensiosos". Amo ese texto porque se ven coexistir los dos edipos. El guarda-bosques tiene razón, nadie como Lawrence ha llevado tan lejos una especie de desedipización de la sexualidad, de la naturaleza, pero edipo se esconde, abstracto, y más duro será el curetaje. El curetaje de edipo figurativo, puede hacerse, pero en los rincones más secretos donde se refugia edipo, en el arte, puede sostener las cosas más pobres, pero tambien las cosas más geniales. Hay que pensar como el guarda-bosques: en todo el arte moderno, hay cosas verdaderamente feas, verdaderamente sucias, si es necesario eso que parecía glorioso ha devenido mortífero, ha devenido anal, pues edipo es anal, la analidad es la fundadora de edipo puesto que, como sabemos edipo tiene por fundamento la castración, y ¿quién es castrador? Evidentemente no es el falo, es el ano. El ano es la operación de la castración, y el falo no existe sin el ano, es decir esa trinidad infame falo-edipo-ano define toda esa dimensión de edipo. Pero digo que ese inicio glorioso y después empieza a chorrear suciedad; tomo un ejemplo extraño: lo que inicia como una especie de canto de vida y que entonces era revolucionario -pues no veo algo que sea revolucionario y no sea un canto de vida-, cuando gira en una sucia cultura de la muerte, por ejemplo, el inicio del pop'art, era formidable, no del todo surrealista, a la vez en la música del lado de John Cage, y en la pintura, estaban haciendo un gran flujo de vida, después muy rápidamente, cuando ustedes toman la corriente del pop'art, ha devenido muerte, y no solo porque copien lo que se ha hecho, es más profundo. De golpe, se pone a manar repugnantemente, los cuerpos supliciados, los trastos, los tubos, es algo así como una axiomática no figurativa.

A nivel de un esquizo-análisis, hay que buscar los dos niveles de edipo. Stravinsky, antes de morir, ha dicho: todo lo que he hecho, es porque mi mamá no me amaba y mi papá nunca estaba. Ese es un edipo figurativo, es el edipo del músico, pero a otro nivel, puede haber un pintor edípico y Lawrence nos dice: esos tubos, esas borlas, esa pintura abstracta devenida cosa muerta, o el pop'art devenido una especie de mieditis de muerte.
¿Qué es esa axiomática que no es otra cosa que el edipo abstracto, el edipo informal? Pues cuando se había cazado a edipo en su pequeño rincón familiar, el resurgirá forzosamente bajo las formas en las que habría de atacar de nuevo, las formas de combinatoria, las formas axiomáticas. Es, una vez más, por eso que se nos enseña que no hay que confundir el edipo psicoanalítico y el edipo familiar, el edipo psicoanalítico es un edipo abstracto, es un edipo que tiende hacia los edipos no figurativos.
Un músico de genio como Stockhausen, cuando intenta decirnos lo que es una combinatoria precisa, en lo que el hace en música, las palabras que emplea me parecen muy significativas: "mi obra construye una multiplicidad", está muy cerca del movimiento mismo del proceso de los flujos, los flujos que se descodifican y se desterritorializan, constituyen verdaderamente una multiplicidad. El empleo por Stockhausen de una palabra que tenía su origen en la física y en la matemática, cuando han formado un substantivo "multiplicidad", un sustantivo que remitía a algo que iva más allá de las alternativas de lo uno y lo múltiple. La multiplicidad sustancial, la multiplicidad sustantiva, ese era el verdadero desmoronamiento de todo lo que era uno e igualmente de lo que era múltiple, porque múltiple ya no podía servir de adjetivo. Una multiplicidad siempre creciente de la interpretación musical puede, aquí, volverse posible por una secuencia de 17 periodos -entonces la obra va a tener 17 periodos, y de una periodicidad a la otra, la multiplicidad va a crecer, es lo que he traducido por huir por un extremo. Un flujo sonoro va a pasar, ¿bajo qué? Sabemos hasta que punto Stockhausen ha participado de todo el movimiento de descodificación que define a la música contemporánea, a saber, descodificación, no en el sentido de descubrir el secreto de un código, sino de destruir los códigos musicales. El nos da la noción de multiplicidad siempre creciente, eso quiere decir: que pasa bajo todo lo que ustedes puedan reintroducir como código. Resulta, entonces, un proceso dinámico libre, dinámico puesto que la multiplicidad crece constantemente -es lo que he intentado decir cuando hablaba de flujos descodificados que tienden hacia un límite exterior. La multiplicidad es proceso, no combinatoria, puesto que es siempre creciente y libre, puesto que no alcanza un límite ni entreve un fin, en efecto, el movimiento, el proceso tiende hacia su límite exterior que siempre es exterior y se reconstituye a medida que mana el flujo descodificado. Pero el no ira demasiado lejos en esta dirección, va a decirnos: yo voy a liberar un proceso dinámico de multiplicidades crecientes que no dejara de descodificarse y tender hacia su límite. Digo que a este nivel no hay nada de combinatoria o de axiomática, es el dominio del proceso, pero al mismo tiempo, todo crecimiento de la multiplicidad, según él, debe ser compensado con una reducción y una convergencia de los elementos formales a interpretar, y por una limitación correspondiente de las leyes de la combinación. Formidable: en la primera frase hablaba en términos de proceso, en la segunda frase, habla en términos de combinatoria y de axiomática. Quisiera que sientan que lo que estamos diciendo de la música de Stockhausen, no es diferente, en absoluto, al nivel en el que nos colocamos, de lo que acabamos de decir de la economía política monetaria más pura. Si reemplazamos una cualidad de flujo por otra, es exactamente la misma cosa. Soy muy sensible al genio de Stockhausen, pero tener genio, no impide hacer todo tipo de compromisos o bien hacer una obra que parece la más axiomatizada o de mayor combinatoria posible, y al mismo tiempo participar en todo tipo de piezas y de pedazos, la combinatoria, la axiomática, es absolutamente no-consistente, lo que no impide que funcione y que tenga una función muy curiosa. En una primera frase nos dice: voy a hacer pasar un proceso dinámico libre de multiplicidades crecientes y descodificación de flujos, pero, atención, no necesita exagerar, necesita que el procesos mismo de los flujos (el crecimiento de los flujos, fluctuación de lo que fluye), el flujo fluye por acrecentamiento de la multiplicidad, necesita compensar eso, "debe ser compensado" -"Debe", eso tiene un sentido legitimo o ilegitimo, o bien nos dice: "debe" porque, yo, Stockhausen, lo deseo, deseo que sea así; o bien nos dice que es la naturaleza del proceso de multiplicidades crecientes el que es compensado, ¿entonces, por qué? Si, en el interior, de Stockhausen, puesto que es lo que él ha hecho. Pero, ¿Es forzoso que así sea, eso pertenece a la música? Es la originalidad de Stockhausen, pero concebimos, perfectamente, búsquedas sonoras sobre el proceso sonoro de multiplicidad creciente donde el crecimiento de la multiplicidad no debe ser compensado; ¿por qué debería serlo? Es posible pero no forzoso.

¿A qué llama él compensar? Los procesos de flujos en multiplicidades crecientes, es un proceso que afecta el espacio y el tiempo; es un proceso que tiene por base el espacio-tiempo o aún la duración. En un tal proceso espacio-temporal de multiplicidades crecientes, hay toda una circulación de flujos y aún más, hay toda una fluctuación creciente de flujos. Cuando nos dice: eso debe ser compensado, nos dice que la libertad creciente en la multiplicidad espacio-temporal debe ser compensada por una restricción en la combinatoria de los elementos formales, timbres, frecuencias. En su asunto hay 17 periodos, de una periodicidad a otra, la multiplicidad crece con, como él lo dice: los principios de "indeterminación gradual de los intervalos de ataque y de su sucesión", entonces de un periodo a otro, esta indeterminación o éste indeterminismo musical que hace uno con el crecimiento de la multiplicidad, de un periodo a otro, se dibuja y se define como multiplicidad espacio-temporal, un crecimiento continuo. Es lo que yo llamaría una descodificación y una desterritorialización cada vez más activada de flujos, pero al mismo tiempo, esto va a ser recubierto por otra cosa, a saber, cuando nos aproximamos al diecisieteavo periodo, donde la multiplicidad acrecentada está más próxima a su límite -entre más próximo al 17avo periodo, más la multiplicidad creciente y su libertad de flujo va a ser compensada por una combinatoria de elementos formales, al punto que, como dice Stockhausen a continuación, el 17avo periodo (el de la multiplicidad más creciente)- deberá igualmente ser el más próximo del primer periodo, en el que la multiplicidad era equivoca. No podemos menos que decir que la combinatoria substituye un conjunto de relaciones formales interiores al proceso y al límite exteriores del proceso.

A nivel de una combinatoria musical, se podrían encontrar los mismos resultados que a nivel de nuestro análisis de una axiomática económica del dinero.
La primera dimensión es una dimensión de fluctuación y de fluxión de los flujos que tienden hacia un límite exterior y que se aproximan sin cesar a este límite, y después tienden a hacer que algo pase al límite; de tales formas de arte que nada tienen que ver con la esquizofrenía como entidad clínica, yo debería decir que son formas esquizofrénicas del arte. Las artes esquizoides, sean lo que sean, son esto: se trata de llevar la desterritorialización, la descodificación, hasta el límite, hacer pasar flujos de multiplicidad creciente; a condición, para nosotros, de volver más tarde sobre esta noción de multiplicidad creciente. Y después, sobre este asunto hay otra ley que presupone la descodificación y la desterritorialización, y que hace máquina, a saber, el límite exterior como umbral de descodificación absoluto, como franqueamiento del muro, y del muro del muro, como realidad de las artes esquizo, esto va a ser reemplazado por otra cosa: el proceso de crecimiento del flujo va a ser como axiomatizado, va a ser cogido en una combinatoria. En ese momento, en lugar de una relación exterior como límite de los flujos descodificados, van a haber relaciones interiores como límite de las relaciones diferenciales entre flujos descodificados, es decir lo que él llama las relaciones entre elementos formales. Esta es la misma operación del capitalismo: se trata de conjurar el límite exterior, se trata de conjurar esta fluctuación de los flujos en multiplicidades libres, entonces en lugar de un límite exterior, de un umbral exterior como límite de los flujos descodificados, se lo sustituye por un sistema de relaciones interiores reproductivas a escala ampliada.

... Uno de los polos de la axiomática -pero solo es un polo de la axiomática porque ellos están codificados en fallas, ausentes- , el otro polo es el proceso de descodificación y el proceso de desterritorialización en multiplicidades crecientes, con su umbral exterior, su límite exterior. La axiomática oscila entre los dos polos: un paso hacia el proceso, pero entonces hay que hacer un torniquete, impedirlo huir, se lo recobrará por una combinatoria de elementos formales; se sustituirá el movimiento del proceso que tiende hacia su límite exterior por un sistema de límite interior correspondiente a la relación formal. Esa es la operación propia de la axiomática.
No hay razón para hablar diferentemente de economía política y de música, si se alcanza un lenguaje de flujos, pues el problema es este: ¿Todas las axiomáticas, cualesquiera que sean, no constituyen esos edipos abstractos, esos edipos figurativos que constituyen un retorno?
Me parece que el segundo aspecto de la inmanencia capitalista -si el primer aspecto era un sistema de relaciones diferenciales entre flujos descodificados-, el segundo aspecto es la sustitución del límite exterior de los flujos descodificados por un sistema o un conjunto de límites interiores correspondientes a las relaciones diferenciales, un sistema de límites interiores reproducibles y que se reproducen a una escala siempre más amplia.
Una axiomática implica y trabaja sobre flujos descodificados, compensando el libre crecimiento de los flujos por una restricción del sistema de relaciones formales que definen los límites interiores al sistema libre de reproducir esos límites a una escala cada vez más amplia.
La geometría ha estado ligada por mucho tiempo a los signos que se pueden llamar territoriales y ligada, al mismo tiempo, a un conjunto de códigos. Hay códigos -aún hasta el fin de la feudalidad- en tanto no hay una máquina capitalista. ¿En que sentido la geometría cartesiana quiebra un conjunto de códigos geométricos ya pasados? Pero ¿en qué sentido es todavía un código con todo un sistema de coordenadas, todo un sistema de desterritorialización, pues la territorialización no es solamente la tierra, es todo doblamiento de los signos sobre lo que puede, en relación con esos signos, servir de territorialidad.
Las coordenadas cartesianas me parece que son una tentativa de reterritorialización en relación con esos signos matemáticos que están descodificándose, pienso que la toma de consistencia de una tarea científica no pasa por los códigos sino, verdaderamente por una axiomática. Esta se hace primero en matemáticas hacia mediados del siglo XIX y se hace en relación con el cálculo diferencial, es decir con Weyerstrasse, él lanza una interpretación estática del cálculo diferencial donde la operación de diferenciación ya no es interpretada como un proceso, y hace una axiomática de las relaciones diferenciales. Solo se encontrará bien formada con el capitalismo del siglo XIX.

Pregunta: Usted ha dicho que en un código cada elemento esta determinado en sí mismo, mientras que los flujos en una axiomática están determinados en sus relaciones diferenciales. El alfabeto Morse, por ejemplo, punto, trazo, punto, trazo, cada elemento está determinado por sí mismo; pero también cuando nos es dado el conjunto de elementos, ellos están diferenciados unos en relación con los otros, y vamos a captar una significación.

Gilles: El alfabeto Morse, evidentemente, no es un código, es solo una combinatoria en estado puro, una especie de combinatoria residual.
En el caso de un código o de una codificación de flujos, los flujos reciben una cualidad propia en función del código, es decir que sus relaciones solo pueden ser relaciones indirectas. Que los flujos estén calificados cada uno por sí por el código y que las relaciones entre flujos sean forzosamente relaciones indirectas es lo mismo, que sea un código o una axiomática, los ???? solo están en relaciones los unos con los otros. En el caso de un código, los flujos están en relaciones los unos con los otros, pero las cualidades están distribuidas, es decir pertenecen a un flujo considerado como tal: por ahí se conjuran los flujos de lo innombrable; es necesario que los flujos estén, en función del código, calificados por si y que entren los unos con los otros en relaciones indirectas.
Ejemplo: se nos dice que en una máquina primitiva, funciona en tres flujos: bienes de consumo, bienes de prestigio y derecho sobre el ser humano. Esto hace tres circuitos: esos flujos no son calificados más que por ellos mismos. Ellos solo existen, evidentemente, en sus relaciones los unos con los otros. La naturaleza de esas relaciones es tal que las relaciones entre esos flujos ??? y que, en virtud, entonces, de las relaciones indirectas entre los flujos, es decir en ciertas condiciones, en ciertos lugares, en ciertas circunstancias que, por ejemplo, el flujo de bienes de consumo entrará en relaciones con el flujo de bienes de prestigio, solo se intercambiaran bienes de prestigio contra objetos de consumo en la periferia del territorio. Hay todo un sistema de relaciones indirectas entre flujos cualificados, eso es un código. Manando es como las unidades de código, que son por naturaleza bloques finitos, es por lo que, al nivel del código, una unidad de código es algo que une sobre si las deducciones de flujos diferentes. Cada unidad de código tendra sobre sí las deducciones diferentes y solo podrá componerlas en sus relaciones indirectas bajo la forma de un bloque finito: se restablece el equilibrio entre esos flujos cualificados bajo la forma, por ejemplo, del consumo, pero aquel que da a consumir pierde algo, hay un desequilibrio funcional, eso nunca funciona en forma de intercambio sino siempre en desequilibrio, y el desequilibrio siempre es compensado. Dar a consumir es recuperar, compensar por el prestigio aquello que se da a consumir, o para un derecho sobre las mujeres ... esto compone un bloque finito. Los bloques finitos son unidades de código. Las unidades de código no son la misma cosa que los flujos, son verdaderos cortes finitos, cortes que constituyen bloques finitos. En una axiomática, los flujos no tienen ninguna cualidad independientemente de sus relaciones. El capitalista no es poseedor de un flujo de capital, solo es poseedor de un flujo de capital virtual en tanto que no convierta sus títulos de riqueza en medios de producción, en máquinas por ejemplo, no convierte sus títulos de riqueza hasta tanto no encuentre a alguien a quien comprarle su fuerza de trabajo, e inversamente: los flujos son incalificables independientemente de sus relaciones de determinación recíproca que es primera en relación con su cualidad. De ahí que la axiomática maneje siempre lo infinito, su materia es lo infinito, mientras que no hay código de lo infinito -por eso los teólogos, a pesar de ellos, son progresistas, lanzan el ateísmo y se encuentran frente a la tarea ¿eso es codificable? También ahí la ideología es una tontería, no es a nivel de la ideología que hay que pensar la teología de la Edad Media, eso es simplista, algo de la organización social esta en juego inmediatamente. La ideología no existe. en el campo ideológico lo que se juega es algo más directo. Los teólogos se encuentran frente a una cosa que pone en cuestión la formación social misma: ¿es posible codificar lo infinito?, y el problema de la herejía, de su código trinitario.

Cuando nos encontramos frente a un proceso infinito, los códigos desfallecen. El capitalismo al nivel mismo de la economía, inventa el infinito, a nivel de la producción, del producir para producir en las condiciones del capital, y el capital como segundo infinito bajo la forma x + dx al infinito. El capitalismo hace funcionar la deuda infinita, con el capitalismo, a la vez la producción, el cuerpo social bajo la forma del capital dinero, y la deuda, devienen procesos infinitos y esto se axiomatiza. Lo que escapa al código, el proceso como proceso infinito, va a ser esta especie de materia o de multiplicidad creciente contra la cual actúa la axiomática. Como axiomática, lo que devuelve a la finitud de la axiomática es siempre una materia infinita, es la representación finita de un proceso infinito. Una axiomática es una operación de finitud que trabaja sobre una materia infinita. Weyerstrasse es quien hace saltar todas las interpretaciones del cálculo diferencial de Leibniz a Lagrange, diciendo que eso no tiene nada que ver con un proceso: si, hay un proceso como pura materia, pero no hay que dejar eso así, hay que axiomatizarlo. Eso quiere decir, encontrar el enrejado finito que va a agarrotar la infinidad de las combinaciones posibles. Weyerstrasse hace una interpretación que llama estática del cálculo diferencial e infinitesimal, donde no hay fluxión hacia un límite, ninguna idea de umbral, sino la idea de un sistema de elección, desde el punto de vista de una interpretación ordinal. Todo el cálculo diferencial es invertido desde el punto de vista del número ordinal mucho más que desde el punto de vista de los cardinales. Entonces un orden estático con un sistema de asunción o de elección en un orden ordinal donde las nociones de límite, de umbral, de movimiento hacia, pierden todo su sentido; en otros términos el cálculo diferencial introduce una materia infinita que descodifica relativamente las matemáticas en relación con su estado precedente. La axiomática es una red finita que se aplica sobre una materia infinita porque esta materia infinita escapa a los códigos.

Los teólogos tienen esta máquina: el flujo cristiano, es el flujo de la deuda infinita, es el flujo del proceso infinito, esto contamina todos los códigos, el código romano vacila bajo este. El problema es como salvar, a la vez, al imperio romano y al cristianismo. Los teólogos discuten de la Trinidad, pero lo importante no es eso de lo que hablan, lo que cuenta es la operación formal que realizan. A través de su teología, hacen economía política. El cristianismo nos lanza al infinito, lo que quiere decir mas o menos que estamos en un régimen social donde no se termina con nada, es por la vida. Hay que tomar el infinito en sentido económico, a saber: los códigos hacen circular bloques finitos: te compongo un bloque finito de alianza y de parentesco. El prisionero se decía: bueno, me mataran y entonces, es el fin; eso tiene un sentido "es el fin". Es lo que dice Nietzsche en la segunda disertación de la moral: la época prehistórica es la época en que la deuda es finita. Son necesarios acontecimientos increíbles para asistir a una economía de la deuda infinita. Nunca ha habido economía del intercambio, el intercambio es una apariencia que toma la circulación de la deuda cuando deviene infinita, pero permanece deuda, y eso no tiene aires de intercambio. Cuando nos encontramos frente al problema de como alcanzar un proceso sin restaurar los códigos, la respuesta es la axiomática, un enmallado finito, un número finito de principios que va a dirigir una combinatoria de la que las figuras son infinitas. Edipo, así funciona, el edipo figurativo, el edipo imaginario, en un territorio espacial, del puro material infinito, puesto que, pase lo que pase, sera edipo: ames o no a tu padre, seras perverso, neurótico o psicótico, de todas maneras es edipo (proceso infinito), edipo figurativo. Cada uno sabe que las combinaciones de edipo son un número ilimitado.

El psicoanálisis es la aplicación de una axiomática social que de lejos la supera -por una parte aplica las coordenadas sociales del capitalismo, pues, verdaderamente, pertenece a la esencia del capitalismo hacer dos tipos de personas: las personas sociales y las personas privadas. Las personas sociales: el capitalista, el banquero, el trabajador; y las personas privadas, las personas familiares: no son del mismo orden. Pertenece a la esencia del capitalismo abatir un orden de persona sobre otro orden de persona y el psicoanálisis es una aplicación de la axiomática del capitalista, pero en su desmesurada ambición, no se harta de ser como un campo de aplicación de un edipo pre-existente, por ejemplo nos dice que las combinaciones infinitas de edipo solo lo son de lo imaginario, esto quiere decir que el material edípico es precisamente el proceso infinito tal como es reducido por el psicoanálisis, pero el problema es no abandonar un proceso infinito y encontrar una rejilla finita. Habiéndose cansado de ser la aplicación de la axiomática capitalista, el psicoanálisis ha deseado devenir pos sí mismo, en sí mismo una axiomática, es decir encontrar un pequeño número de principios finitos de los que dependen las combinación infinitas del material infinito, ese es el edipo estructural que es el edipo psicoanalítico. Se ha axiomatizado a partir del momento en que dice: "pero lo infinito de edipo, es de lo imaginario, y depende de un pequeño número de principios que definen una estructura y que son capaces de engendrar, de producir todas las figuras imaginarias de edipo", en ese momento, la operación de edipo estructural es exactamente la axiomatización.

Pregunta: ¿Se puede decir que las operaciones bursátiles dependen de una axiomática?

Gilles: Las operaciones contables de una parte, las operaciones bursátiles de otra, no son quizás en sí mismas axiomáticas, pero dependen directamente de axiomáticas económicas. Una axioma´tica no se define por la constancia de ciertas cantidades, sino por la instauración de relaciones formales entre cantidades fluyentes.

Pregunta: ¿El cuerpo sin órganos del capital?

Gilles: el cuerpo sin órganos del capital no es el conjunto de la máquina capitalista. El cuerpo sin órganos del capital es una noción que conviene únicamente al siguiente nivel: El dinero como dinero es incapaz de producir cualquier cosa, juega el papel de instancia improductiva estéril, hay ahí una gran paradoja: encontramos que ese gran productivo estéril, produce, que el dinero produce dinero, entonces es necesario que algo se enganche sobre el CSO del dinero, pero no se trata de decir que el capitalismo es el dinero como CSO, se trata de decir que el capitalismo comprende como CSO al dinero, y con la ayuda de engranajes muy complicados, va a hacer que el dinero produzca algo, dinero como CSO, esto designa una pieza de la máquina. Es necesario que algo chorree sobre el CSO y el deseo capitalista, por eso es máquina que chorrea sobre el CSO del capital dinero, lo que chorrea son precisamente los flujos en relaciones de determinación recíproca.

Pregunta: el esquizofrénico es alguien que vive en un espacio y un tiempo diferente al nuestro. ¿Habría, para el esquizofrénico, una posibilidad de volver a entrar en nuestro espacio-tiempo y según esto cual sería la relación del capitalismo con su modificación del continuo espacio-temporal?

Gilles: Tomo el ejemplo de una psicoterapia de la señora Pankow, termina su relato así: "Y así, he trasformado a este bravo esquizofrénico en un ligero paranoico". Entonces la conversión del esquizo en paranoico es una recodificación del esquizo. Laing no se propone devolver al esquizo a la realidad del capitalismo tal como funciona en nuestras sociedades. La realidad no puede ser conducir al esquizo a un código social dado, eso lo rehúsa Laing.

Webdeleuze

Recevez la newsletter du Webdeleuze

© 2017 Webdeleuze. Tous droits réservés. v.1.1